Pablo es “oro puro” en San Antonio

En su primera aparición con la Sinfónica de San Antonio bajo la batuta del director español Pedro Halffter en el Tobin Center, el guitarrista Pablo Sáinz Villegas se ganó una ovación inusualmente cálida por su magistral ejecución del Concierto de Aranjuez de Joaquín Rodrigo.

“En toda mi experiencia, esta fue la interpretación más humana y mejor realizada del adagio de Aranjuez.”

– M. Greenberg. Incident Light

En los movimientos allegro a los flancos del concierto de Rodrigo, Villegas impresionó con su claridad, luminosidad y relajada disposición. En el movimiento Adagio, Villegas reveló una gran profundidad emotiva, una fina intuición para finos puntos de inflexión, un amplio abanico de colores y, sobre todo, una asombrosa libertad interpretativa. Este fue un testimonio muy personal, con muchos tiempos rubatos que daban la impresión de una improvisación del momento. Sin embargo, a pesar de su individualidad, la interpretación nunca se percibió como una imposición a la música; al contrario, se sintió que el guitarrista estaba liberando la música de los confines de la notación. En toda mi experiencia, esta fue la interpretación más humana y mejor realizada del adagio de Aranjuez.

En su generoso encore, Villegas presentó la Gran Jota de Concierto de Francisco Tárrega, un conjunto de variaciones a veces chuscas y a veces líricas, algunas de ellas suscitando unos efectos coloridos e inesperados, como los del muy convincente tambor.

Haz click aquí para leer la crítica completa del concierto en inglés

Los comentarios están cerrados.