Stuttgart: del caballo a los coches de carreras

Durante mis casi cinco años de estudios musicales en Alemania, puede conocer de cerca su historia y su cultura. Una de sus señas de identidad es el  valor que dan a sus raíces, que respetan y sobre las cuales innovan de manera constante. Una muestra de ello es Stuttgart, una ciudad-distrito históricamente vinculada a los caballos. De hecho, su escudo tiene uno de estos bellos animales en medio y la zona es sede de dos de las compañías que más han aportado al desarrollo del mundo del motor: Mercedes-Benz y Porsche.

Tanto para los amantes de los coches como para los que no lo son, recomiendo visitar los museos que ambas compañías han creado para compartir la evolución del transporte en general y el automóvil en particular.

En Mercedesstraße número 100, está la muestra de Mercedes-Benz. En un edificio de 16.500 metros cuadrados distribuidos en diferentes plantas y con un diseño que hace honor a la marca de la estrella, se pueden apreciar 160 impresionantes vehículos y más de 1.500 icónicos objetos. Coches de carreras, camiones, prototipos, motores… la tecnología con visión de futuro.

El número 1 de Porscheplatz acoge otro espacio de referencia: el museo Porsche. El edificio de metal y cristal diseñado por el estudio Meissl no pasa desapercibido para los que nos fascina la arquitectura. En los 5.600 metros cuadrados de su interior permite disfrutar de casi un centenar de obras maestras de la ingeniería y el diseño: desde coches clásicos hasta verdaderas creaciones de vanguardia. Además, se pueden apreciar piezas antiguas de gran valor vinculadas al mundo del motor, curiosidades profundizar en el proceso de fabricación de un automóvil.

 

Para saber más, te invito a visitar:

https://www.mercedes-benz.com/en/mercedes-benz/classic/museum/

https://www.porsche.com/museum/en/